Sustentabilidad

Las empresas que conforman la CEPH realizan sus actividades
bajo los más altos estándares de seguridad y cuidado de las personas,
respetando al medio ambiente y favoreciendo un diálogo
productivo con todos los actores involucrados.

Seguridad

Mantener la seguridad en las operaciones de nuestras empresas miembros es el aspecto más importante de nuestra actividad. Estamos comprometidos con el desarrollo de entornos laborales seguros y saludables, que promuevan el bienestar y el crecimiento de las personas.

Nuestro objetivo es ser una industria sin accidentes. Para eso, las empresas argentinas productoras de hidrocarburos llevan adelante sus actividades siguiendo los más altos estándares internacionales de Salud, Seguridad e Higiene. El bienestar de toda la cadena de colaboradores de la industria así como de las comunidades en las cuales operamos es nuestra prioridad.

Gestión ambiental

Valoramos y respetamos los recursos naturales. Por eso promovemos todos los esfuerzos en el desarrollo de políticas, tecnologías y soluciones seguras que minimicen el impacto de nuestra actividad en el medio ambiente.

Promovemos el manejo, uso y recuperación responsable de los suelos, que incluye el reporte y monitoreo constante de nuestros impactos ambientales. Parte de nuestro trabajo es identificar y difundir buenas prácticas en los lugares en los que la industria se desarrolla.

Entendemos la biodiversidad como aspecto clave del medio ambiente y trabajamos de manera colaborativa en la aplicación de tecnologías que minimicen el impacto de las operaciones en el entorno natural y contribuyendo a iniciativas de conservación de la flora y fauna nativa en los entornos en los que operamos.

Cuidamos el recurso hídrico, aplicando tecnologías innovadoras para minimizar el consumo de agua en nuestras operaciones y aportando, siempre que sea posible, soluciones para la reutilización y el tratamiento de este recurso.

El gas como energía
sostenible

El gas es un combustible limpio, que ha tomado enorme vigencia a partir de la necesidad de controlar el calentamiento global y la emisión de Gases de Efecto invernadero (GEI).

Es uno de los combustibles que mejor se adapta a una economía baja en carbono, como parte de las iniciativas globales de Uso Responsable y Eficiente de la Energía (UREE). Políticas de precios y de eficiencia en el uso de este combustible han demostrado ser exitosas en el mundo.

En este aspecto, la Argentina tiene una capacidad enorme de ahorro energético. Numerosos programas gubernamentales que las empresas productoras de hidrocarburos acompañan, trabajan con este objetivo.